¿Porqué se siente un clima de diciembre en pleno mes de julio?


Si usted vive en el centro, occidente e incluso sectores montañosos del oriente del país, no me dejará mentir que en las últimas semanas se ha estado sintiendo un “clima de diciembre” no común en el mes de julio.

A pesar de que Julio es un mes de canícula y las lluvias casi todos los años disminuyen, este 2018 se ha dejado sentir la canícula con mucha más fuerza que años anteriores. Incluso varios sectores llevan semanas sin llover fuerte lo que ya está originando que los cultivos inicien a perderse (especialmente la milpa).

Las personas que viven en sectores del centro, occidente y partes altas de oriente han sentido los efectos de viento bastante acelerado similar a los meses de fin de año lo que restringe el desarrollo de lluvias. Además los amaneceres son bastante fríos y adicionalmente la presencia de viento lo hace sentir mucho más frío de lo normal.

Como todo fenómeno natural esto tiene su explicación y trataremos de hacerlo de una forma sencilla.

Durante los últimos días, se ha visto un enfriamiento anómalo de las aguas del Océano Atlántico. De acuerdo a algunos expertos desde 1983 no se observaba este comportamiento como se observa en la siguiente imagen (tonos celestes y azules).

 

También notamos un enfriamiento de la temperatura del mar frente a la costa de Guatemala.

Este enfriamiento favorece a que las ondas tropicales no tengan suficiente energía al llegar a Centroamérica, ya que además se ha dado una constante influencia de Polvo del Sahara en esa región. Esto se refleja en una marcada reducción de las lluvias.

Al llegar a Guatemala las ondas tropicales llegan más debilitadas y el enfriamiento del ambiente no permite mayores lluvias en el centro, oriente y occidente.

Esto también se complementa con una fase seca de la Oscilación Madden Julian (MJO) que es un sistema que se desplaza constantemente por el planeta y cuando la fase es húmeda, las lluvias son muy abundantes en Guatemala. En este caso, la fase seca contribuye también a una reducción de las lluvias.

 

Adicionalmente, la Niña finalizó hace un par de meses y tenemos condiciones neutrales, sin embargo el Niño amenaza con formarse a fin de año.

 

Y el factor más importante que ha contribuido a que se sientan las bajas temperaturas en varios sectores de Guatemala es la constante influencia de altas presiones, provocada por la fase seca de la MJO y el enfriamiento del Océano Atlántico.

 

Incluso esto ha hecho sentir en los últimos días viento norte bastante fuerte en varios sectores, cuando lo común es que este viento se presente a fin de año.

Las condiciones imperantes en el Océano Atlántico continuarán de esa manera y para los próximos días incluso se espera una nueva influencia de alta presión por la intensificación de la Dorsal Subtropical, que es un sistema que permanece todo el año en el Atlántico pero por las condiciones mencionadas anteriormente, estará más fuerte de lo normal.

 

El viento norte funciona como un sistema que no permite las lluvias en varios sectores de Guatemala, al desplazar las nubes muy rápidamente hacia el sur y no permitir un desarrollo nuboso. Debido a eso gran parte de julio ha sido de lluvias o lloviznas más que todo en el centro sin darse tormentas intensas excepto la del 01 de julio.

Al contrario, el viento norte – noreste (viento alisio) transporta mucha humedad a Izabal, las Verapaces y Petén que se queda acumulado en esos sectores lo que permite lluvias mas abundantes de lo normal.

Y en el suroccidente y bocacosta las lluvias son contínuas debido a que la cadena volcánica sirve como una especie de barrera que no permite el descenso de ese viento. Incluso en esos sectores se da un calentamiento más fuerte la mayor parte del  día y con el ingreso de humedad del pacífico pueden llegar a darse tormentas muy severas como las registradas ayer en varios sectores.

Lamentablemente existe la posibilidad de que esto continúe en las próximas semanas. Pronósticos de anomalía de presión atmosférica muestran muestran altas presiones mas intensas de lo normal las siguientes semanas.

 

Los pronósticos del modelo Climático CFSv2 muestran también que los próximos 15 días podrían haber temperaturas más bajas de lo normal en Guatemala debido a estas influencias de altas presiones.

Estos descensos de temperatura afectarían especialmente a zonas altas o montañosas del país durante la noche y madrugada. Al contrario se esperan temperaturas más cálidas de lo normal en el sur del país.

 

En resumen, en los próximos días podríamos esperar días con viento constante, una mayor sensación de frío de lo normal en zonas del centro, occidente y verapaces, mucho más calor en todo el sur y con notable reducción de lluvias, aunque se esperan ondas tropicales lo que ocasionará días con lluvias. La más próxima afectará mañana 12 de julio de 2018.

Lamentablemente el pronóstico no pinta nada bien para los próximos meses debido a la posible persistencia de los factores anteriormente mencionados. Todo indica que julio lo cerraremos mucho más seco de lo normal y agosto amenaza con ser igual.

 

Al contrario, los pronósticos apuntan a que el último trimestre del año pueda ser más lluvioso de lo normal por la posible formación de El Niño. No se descartaría que la época lluviosa se extienda hasta noviembre o incluso principios de diciembre, lo que también implicaría menos frío en esos meses.

 

La canícula llegó de una forma intensa y probablemente continúe así varios días más.

Actualizaremos oportunamente toda la información.

Fuentes: Climate Prediction Center. Weather Prediction Center. Windity. Pivotal Weather. Numerical Model Tropical Tibdits. IRI.